martes, octubre 07, 2008

Siete años después

Hoy hace siete años que murió mi padre: José García Arias (1910-2001). Su recuerdo me ha cercado varias veces a lo largo del día. Nos entendíamos bien. Los últimos veranos los pasó en el pueblo. Sentado a la puerta de la casa o bajo el castaño que asombra la era solía cantar, llevando el ritmo con su cachava, canciones como Coge tu sombrero y póntelo/vamos a la playa/calienta el sol. Era un hombre bueno. Aún me parece que le estoy viendo allí sentado, en el escaño de la terraza, solo, a esa hora de la tarde en la que el sol de agosto ha renunciado a su fuerza: Coge tu sombrero...

Dos poemas para él.

Con tus manos

HE decidido asar castañas
con tus manos, rajar el fruto sin cortarme,
para que no sea tan veraz la vida
como el sueño, he sacado de lo más hondo
del baúl la vieja sartén que se abrasa
cada año esperando el otoño,
la he limpiado y respira.

He decidido asar castañas
y ya sólo me resta saber
si es tu aliento el fuego
que las dora y endulza,
si es un beso tuyo
el vapor que exhalan.

------------------------------------------

PORQUE nunca supiste
de las leyes de la física,
acaso por eso permites que te toque
erguido, real en mi memoria.

5 comentarios:

luis felipe comendador dijo...

Realmente hermoso.

Un fuerte abrazo, compañero.

Rafael Vega dijo...

Hoy, precisamente, andan impresas las palabras del premiado Margarit: "La poesía es el refugio donde antes o después hay que cobijarse".
Parece que te leyó antes de decirlas. Yo, que acabo de hacerlo, me sumo a tu memoria porque tus versos son contagiosos.
Un beso, amigo mío.

Rafa

Javier Franco dijo...

Quizás algun día, alguien rinda homenaje a los padres de los que hoy tenemos 40 ó 50 años. De niños vivieron una guerra, de jóvenes sus consecuencias y de adultos trabajo y mucho esfuerzo.
Gracias por tus poemas.
Un beso
javi

J.G.A. dijo...

A LF: Gracias por tu lectura. Me han confirmado el envío de "Historias", de Miguel Aguilar. Estoy pendiente de que me digan algo de los otros dos libros. Salud.

A Rafa: Gracias amigo. Aún no sé muy bien si el de la poesía es un refugio para el descanso o para la herida; pero sí, es un lugar en el que cobijarse.

A Javi F.: Gracias Javi. ¡Qué razón tienes! También fueron solidarios y peleones. Quizá, en los tiempos que corren, deberíamos recuperar esos valores, acaso ése sea el mejor homenaje que podamos rendirles. Un beso.

Javier dijo...

Muy bonito, Jose. Realmente buenos. Los poemas y el recuerdo, y muchas otras cosas de este blog. Enhorabuena. Un beso
Peque