jueves, noviembre 16, 2006

9-11-1991

Para B.M.G.

No es capicúa (y me trajo suerte).
Es una fecha de extremos (y eso es un valor).
Arranca en nueve, acaba en uno (mira solidaria a los que caen).
Son más los unos que los nueves (¡y qué mala fama tiene que el pequeño tosa al grande!, ¡y qué suerte poder verlo!).
Han pasado ya quince años.
(El tiempo, ¡pero mira lo que me ha hecho el tiempo![1]).
Y nueve más uno sigue siendo diez a tu lado.
9+1=10, a tu lado.

[1] He robado la frase de una canción del grupo “El Barrio” que, por cierto, recomiendo escuchar.

3 comentarios:

Tangentópolis dijo...

El deseo, ¿se diluyó en lo cotidiano? o ¿se adaptó a él?

Anónimo dijo...

¡Que bonito! , cuando yo haga 15 años quiero que me escriban algo así.
¡Enhorabuena!

Julián dijo...

Vuestro mutuo amor os trasfigura (aún más) en personas sensibles y hermosas.De ese mineral surge,y no podía ser de otra manera, la poesía. Os quiero. Un beso. Julián, de Plasencia