martes, octubre 10, 2006

Quizá

Lo leí en Zamora. Era viernes. Acababa de terminar un curso sobre gestión de equipos de trabajo -motivación y otras cuestiones parejas- que había comenzado el martes y al que había asistido en sesiones de mañana y tarde. El curso resultó mediocre y repetitivo. Pero de la ciudad de Claudio Rodríguez nunca me voy de vacío. Tomaba una caña y comía un pincho antes de regresar a casa cuando lo leí, en Zamora (porque “Siempre la claridad viene del cielo;”[1]), era viernes, apareció en ese rincón que reservan en El Norte de Castilla (29/09/2006) para Las frases del día:

“El dolor es inevitable, pero sufrir es una decisión.”,
Guillermo Arriaga

¿Es cierto lo que dice esa frase o sólo una esperanzada pretensión? ¿Sufrir o no es sólo una cuestión de voluntad? ¿Quién sabe? Permítaseme la duda, que no duele, pero hace sufrir.

[1] Primer verso del libro Don de la ebriedad, de Claudio Rodríguez.

1 comentario:

Tangentopolis dijo...

Como decia el poeta, que nos quiten lo sufrido. Feliz, Seminci