miércoles, diciembre 21, 2005

Ojalá

POR qué no me sangran los dedos
o los labios o los ojos para poder decir
un verso uno sólo
que ahorque el corazón
o lo reviente para salir
triunfante de esta tarde
irrespirable.

No hay comentarios: