martes, septiembre 05, 2006

Los números

El conjunto de los números reales es, si se me permite la expresión, “más infinito” que el de los números naturales o el de los números enteros (por citar dos ejemplos, que tratándose de números, los hay, cómo no, infinitos). Me explicaré. Los números naturales -y tomo sólo este conjunto para simplificar la exposición- son infinitos, pero lo son en una sola dirección (hacia el exterior: 1, 2, 3, 4, ...) y no de manera absoluta (entre ellos no caben otros, se es uno de ellos o se es su anterior o su posterior, no hay otras posibilidades); son, pues, en cierta manera, finitos, comprensibles. Con los números reales no ocurre esto, representan el infinito absoluto porque lo son en todas las direcciones, se expanden como el universo (esto es fácil imaginarlo), pero se expanden también en el espacio que queda entre ellos (entre dos números reales siempre podemos encontrar otro real) y, como si su expansión fuese recogimiento, oxímoron, van cavando una fosa que a la vez que se convierte en más grande estrecha el espacio existente entre los que allí habitan. Y ese estrechamiento, casi roce, que debería permitir una relación más íntima y apretada entre esos números, topa siempre con la infranqueable barrera que supone saber que entre ellos existe otro, y cuando ese otro aparece y el espacio vuelve a reducirse y el calor de los acompañantes se siente como si fuese el propio y parece que el beso es ya inminente por la cercanía y que el abrazo dará por terminada la angustia, emerge el otro otro. Y así hasta el infinito, la misma eterna y continuada desazón, el mismo tormento desde niño. Y luego estaban los quebrados (todo número real se puede representar con un quebrado) que traían también la inquietud que provoca el no poder tocarse nunca, dos números tan simples, tan naturales, uno arriba y otro abajo, el tajo que los dividía y daba a su alma una complejidad invisible. Así desde niño, buscando el imposible exacto, la derrota sabida.

1 comentario:

Tangentopolis dijo...

Mis favoritos son los números hiperreales. Dignos de estudio